Cada vez son más los consumidores que realizan búsquedas en la red en los momentos previos a la contratación de una estancia en cualquier tipo de establecimiento turístico alojativo (hotel, apartamento turístico, hostal…). Por tanto, se hace necesario que los gestores de cualquier tipo de propiedad conozcan exactamente qué tipo de información está a la vista de cualquier potencial cliente en la red sobre su establecimiento. Habrá que considerar además el hecho de que tanto Google como Bing están ofreciendo en sus resultados las opiniones y el contenido generado por los usuarios que acerca de una determinada propiedad está públicamente disponible en la red por lo que la gestión de la reputación online es de vital importancia en la gestión comercial y la estrategia global de marketing. Es obvio que los comentarios negativos dañarán la reputación online del establecimiento y en ese sentido deberán ser gestionados convenientemente para que afecten en el menor modo posible a las ventas, no sólo las efectuadas a través de la red.

 

Conocer exactamente qué contenidos encontrarán cuando lleven a cabo sus búsquedas en los principales motores (Google, Bing, Yahoo) es el primer paso para gestionar correctamente la reputación online de cualquier establecimiento turístico. Si existe contenido negativo en los resultados aparecidos en las dos o tres primeras páginas que nos devuelva el buscador será necesario tratar de reducir la visibilidad de dichos contenidos aportando contenidos positivos a través de los diferentes canales disponibles (blog, notas de prensa, páginas de empresa en redes sociales, OTAs…) tratando de que aquellos resultados negativos vean diluida su importancia para los buscadores. El hecho de tener presencia en las principales redes sociales junto a la circunstancia de que los buscadores suelen otorgar bastante importancia a tales sitios (Facebook, Twitter, Youtube, Flickr…) hará que los contenidos subidos a tales plataformas tengan mayor peso que la mera publicación de tales contenidos únicamente en nuestro blog de empresa. Por tanto, la actividad en estos canales y los links hacia la web no sólo mejoran la relevancia de la propia web sino que nos ayudan a mantener el control de los resultados y controlar por tanto en mayor medida la visibilidad y, por ende, la reputación online del establecimiento.

 

La página web del establecimiento deberá ser el canal de información más importante disponible a través de la red. Que se encuentre muy bien posicionada en los resultados que respondan a la búsqueda directa de su nombre en cualquier buscador de manera natural propiciará que se convierta en la fuente primaria de información de la propiedad en Internet. Por ello, deberá ser actualizada regularmente con información acerca del establecimiento tales como ofertas o noticias destacadas. Asimismo será conveniente optimizar el contenido de la web con palabras clave relevantes así como utilizar el nombre del establecimiento en cada una de las URLs de las que se componga la web. Con ello conseguiremos que los robots de los motores de búsqueda identifiquen a cada una de ellas como correspondientes a la propiedad en cuestión.

 

Hacer desaparecer el contenido negativo permanentemente puede ser en muchos casos imposible de lograr. Por tanto el hecho de tratar de disminuir la importancia del mismo pasa inexorablemente por emplear técnicas SEO. Incluso las propiedades con una impoluta reputación online deberán poner en práctica algún tipo de monitorización de la misma así como obtener feedback de la competencia a través de su análisis.